Una conversación íntima con Kathy Phillips sobre el milagro de ser madre

 
Vie, 12/06/2019 - 11:59
La cantante, locutora y presentadora de televisión desnuda su corazón por primera vez para contarnos sobre el milagro de ser madre de Lyann Victoria luego de haber pasado difíciles pruebas en su vida.
Hace poco más de nueves meses Kathy Phillips recibió el regalo más grande del mundo: se convirtió en mamá de Lyann Victoria. Una experiencia que ella califica como su mayor testimonio de fe, pues la vida le puso difíciles pruebas antes de por fin tener a la pequeña en sus brazos. En 2015 Kathy dio a luz a Sofía, a quien solo tuvo en sus brazos por tres minutos, pero para ella fueron los más maravillosos y le permitieron comprender el amor verdadero. Seis meses después quedó embarazada de mellizos pero la luz de esperanza se apagó a las 16 semanas de gestación. Kathy llegó a deprimirse pero se aferró a Dios y logró salir adelante. 
 
Lyann nació antes de tiempo, con solo 33 semanas. Fueron días de angustia para la locutora, cantante y presentadora, quien al tener a su guerrera en brazos posteó en sus redes: “¡Te juro que jamás te voy a soltar! Algún día leerás esto y pronto todo el mundo escuchará la canción que te canto desde que naciste. Eres mi inspiración, mi bebé arcoíris. Te amo Lyann Victoria”.
 
P: Cuando llevaste a casa a tu hija luego de 13 días de nacida, posteaste que al fin eras mamá. ¿Qué significa para ti ser madre?

R: Salir finalmente del hospital fue como una bocanada de aire después de tantos días de angustia sin tener un pronóstico claro de la evolución de Lyann. ¿Qué significa para mí ser madre? Uff, ¡ES LA RAZÓN DE MI VIDA! ES MI REGALO DE DIOS, MI TESTIMONIO DE FE. 

P: ¿Siempre soñaste con serlo o desde cuándo lo quisiste?

R: Cuando perdí mi primer embarazo quedé con unas ganas enormes de ser madre y le pedí a Dios que me brindara otra oportunidad. Luego quedé embarazada por segunda vez de dos, por lo cual sentí una ilusión enorme y muchísima gratitud con Dios por que me bendecía doblemente, pero a los 2 meses de gestación lamentablemente dejaron de latir. Estaba muy deprimida y atravesando duras pruebas en ese momento de mi vida. Desde ese año, 2015, solo le pedía a Dios fortaleza para entender su voluntad.  

P: ¿Cómo hiciste para superar esa situación y estar lista para querer ser madre otra vez?

R: Cuando sostuve el cuerpo de mi hija Sofía sin vida en mis brazos por unos minutos, admiré su perfección y entendí muchísimas cosas: que mi hija volvía a casa y que el milagro de la vida sí existe, que el amor más puro y verdadero sí existe y que Dios sí existe. Por esos minutos sentí calma, hablé con Dios, comprendí su voluntad y la dejé ir. Fue entonces donde toda mi vida cambió, mi mentalidad hacia muchas cosas cambió y empecé a notar cosas que antes no miraba, como una fila de hormigas cargando hojas, una mariposa posada en un árbol, el calor del sol y la brisa en mis mejillas; empecé a darle mas valor a la vida y a lo que realmente importa. Sofía me hizo fuerte y entendí que ese era su propósito en mi vida y que Dios me la prestó unos meses en mi vientre y me permitió darla a luz para admirarla, conocer sus maravillas y prepararme para muchas cosas en mi vida. Desde ese momento supe que estaba lista para ser madre cuando él así lo decidiera. 

P: ¿Cómo se afronta la realidad de no quedar embarazada? ¿Es mejor hablar de ello o callarlo?

R: Siempre es mejor hablar, de hecho hablar me ayudó mucho a drenar todo lo que tenía dentro. Uno queda con muchas preguntas pero te das cuenta de que no siempre sirve obtener respuestas, porque ellas no cambian tu realidad actual. Dios con el tiempo siempre tiene la mejor respuesta y  al final lo mejor es entender que uno debe vivir un día a la vez sin pensar en qué pueda pasar mañana, la vida es HOY. Así pude afrontar no haber podido concebir luego de mis pérdidas. 

P: ¿Siendo una figura pública, en tu situación, sentiste presión social por no ser madre?

R: No, en ningún momento. 

P: ¿Qué le recomiendas a las mujeres que desean ser madres y no logran quedar embarazadas?

R: Que se aferren a Dios, que no vivan pensando que hay algún problema, que el tiempo de Dios es perfecto y sus planes mejores que los nuestros, que cada quien lleva su lucha a su manera. Si no logran no ser madres, seguramente Dios sabrá mostrarles su misión en esta vida.

P: Ahora que llegó a tu vida Lyann Victoria, ¿qué sientes? ¿Ha cambiado tu vida, tu manera de ver las cosas?

R: Lyann me completó , siento que ella es mi mayor testimonio de fe y sin duda también vino a mostrarme la grandeza de Dios. Entendí que todo lo que había atravesado me preparaba para recibirla a ella. 

P: ¿Crees que una mujer está 'completa' cuando es madre?

R: Poder traer al mundo a un ser es, sin duda, el mejor premio que Dios nos regala, pero para mí una mujer está completa cada mañana que se levanta y tiene la dicha de respirar. 

P: ¿Ser madre es como lo imaginabas?

Realmente solo imaginaba el calorcito de mi bebé en mi pecho y el olor a su ropita de bebé, pero es una montaña rusa de situaciones y emociones mucho más allá de lo imaginado.

P: ¿Cómo vives el ser madre primeriza. Habiendo nacido Lyann antes de tiempo, crees que eres más protectora?

Desde que quedé embarazada de Lyann supe que cuidaría a mi bebé como mi mayor tesoro, pero al nacer prematura solo sentía miedo, terror, no quería perderla. Sus primeros meses de vida eran tan delicados, porque un bebe prematuro puede desarrollar complicaciones, que me metí en una burbuja entre mi esposo, mi familia, Lyann, los doctores y Dios. Muchos me decían que la sobreprotegía, pero la verdad hacía lo que mi corazón dictaba. 

Al principio te criticaban por no mostrar el rostro de la bebé en redes. ¿Por qué tardaste 6 meses en hacerlo?

Solo una mujer que ha pasado por experiencias como las mías puede comprender el nivel de nervios que se puede llegar a sentir.Trabajaba en un programa muy mediático y controversial, era natural que hablaran y especularan, eso yo lo entendía muy bien, pero muchos no logran diferenciar la vida real con un show de tv de farándula nacional. 

Sin embargo, no pretendía que entendieran tampoco, nada ni nadie era más importante que mi bebé, las cosas no siempre salen como uno espera, y la verdad no esperaba que mi hija naciera prematura y mucho menos que se tuviera que quedar en intensivos por 13 días. No mostré fotos de ella en un principio porque ¿para qué alimentar el morbo de ver a mi bebé llena de cables e intravenosas? ¿Qué ganaba con exponerla así? Al final si hacía eso también dirían que quería ganar likes o generar con la bebé, porque algo que he aprendido en 25 años en los medios es que siempre van a hablar.

Créeme que compartir su manito con mis seguidores fue lo que el papá y yo consideramos prudente para que supieran que estaba bien y que había nacido. Al pasar los meses, Lyann tuvo que someterse a muchísimos exámenes, ultrasonidos, terapias, etc. para descartar algunas afecciones como prematura, para mí todo era nuevo y me daba miedo. Así que podían decir todo lo que fuera de mí, insultarme y tacharme de "ridícula" pero hasta que no supiéramos que todo estaba estable y bien, el papá y yo no la íbamos a exponer.  Lo más cómico es que mis seguidores, que conocen todos mis procesos y vivieron conmigo mi embarazo, comprendían perfectamente nuestra decisión; pero quienes llenaban las cuentas de farándula nacional criticándome ni siquiera me seguían así que realmente siempre me tuvo sin cuidado. 

P: Sé que estás a favor de la lactancia ¿Cómo manejas este tema hasta ahora?

R: Muy bien, nunca me frustré por ser la lactante perfecta, recibí miles de consejos pero yo solo escuchaba mi cuerpo, mi instinto y me dejé llevar. Lyann solo fue lactancia exclusiva pocos meses, luego tocó hacer lactancia mixta ya que ella debía ganar un poco más de peso; así nos hemos mantenido, un día a la vez todo, a nuestro tiempo, sin perder el vínculo ella y yo. 

P: Siendo una mujer ocupada, ¿cómo equilibras tos roles?

R: ¡Ni yo misma lo sé!Sin duda alguna tengo al mejor compañero de vida del mundo, él tiene un don increíble que se llama paciencia, porque a veces ni yo me soporto. He querido renunciar a muchas cosas, pero mi vida no tendría sentido, porque amo y me apasiona cada cosa que hago, así que por más cansada que esté trato de organizarme para cumplir con cada uno de mis roles, me los gozo todos. El apoyo de Luiggi y de mi familia es la clave, sin ellos no pudiera. 

P: ¿Cuál será la clave de tu crianza?

R: Nadie nace conociendo una clave perfecta para ser madre o padre, pero sin duda a Lyann no le faltarán valores, amor y respeto. Me la llevo a mis montajes de eventos desde ya para que desde pequeña aprenda los sacrificios que hacemos por nuestro hogar. 

P: El mejor consejo que te daba tu madre y que le darás a Lyann

R: Uff... Mi mamá me ha enseñado tanto, que siento que no me alcanzará la vida para agradecerle. Ella y mi papá siempre me han apoyado en cada cosa que yo decida hacer desde los 7 añitos, y algo que he valorado toda mi vida es su apoyo incondicional pase lo que pase. A Lyann le repetiría una y otra vez: "Siempre sé tu misma, no dejes que nada ni nadie te cambie, que no se apague tu voz ni se ponga en duda tus sueños" Sonríe siempre, sé amable siempre, no hay poder más fuerte que el amor". Dios conoce nuestros corazones y sin duda Lyann es una niña muy especial con un propósito grande en esta Tierra, el día que lea este artículo, solo quiero que sepa que la amo desde mis entrañas y hasta la eternidad le agradeceré por haberme dado el privilegio de ser su mamá. 

Leer más: Marisela Moreno: “El cáncer es alérgico a la buena actitud”

 

  • Compartir: