Regalar con conciencia

 
Sáb, 12/14/2019 - 12:00
Antes de regalarle a nuestros niños, debemos primero pensar en qué les queremos transmitir. Te presentamos categorías de regalo que pueden inspirarte
 
Cuando viene la hora de comprar regalos muchos dudamos sobre qué es lo mejor para los niños. La oferta de juguetes es amplia (la publicidad también lo es) y hace que el consumismo entre en su máximo esplendor. Sabemos que recibir un regalo nos transmite bienestar, el sentimiento de ser queridos por el otro, el pensamiento de ser valioso e importante y la gratificación de recibir algo nuevo que nos dará experiencias positivas. Pero todo en exceso es malo y se sabe que llenar de regalos a un niño también puede causarle apatía por lo que recibe, frustración por no sentirse completamente lleno y aburrimiento por tantos juguetes, lo que desilusiona a los padres.
 
Las generaciones van cambiando, sus necesidades también, y así mismo los regalos. Por ejemplo, se observa que los niños están más acostumbrados a tener cosas en el momento (llamar  a papá al celular, revelar una foto en casa, cambiar el episodio en Netflix de inmediato o escuchar la canción que quieran). Esto hace que lo que ellos puedan llegar a disfrutar varíe mucho de lo que nosotros gozábamos y que el tiempo en el que lo disfrutan sea más corto también.
 
Entonces, ¿qué regalar?  Hace años, hubo una noticia viral que decía que había que comprar solo cuatro regalos: algo que desean, algo que necesitan, algo para leer y otro que le puede hacer bien o llegar a gustar. Sigue siendo un buen número. Cuando me piden recomendaciones, creo que lo importante es pensar en qué le queremos transmitir con este regalo. Te presentamos diversas categorías que te puedan ayudar a definir cómo regalar a los más pequeños. 
 
Motricidad gruesa
Los niños necesitan más movimiento, hoy pasan más tiempo en casa que las anteriores generaciones y parte de los problemas conductuales es el exceso de energía que no han “quemado” durante el día. Es por eso que pelotas, accesorios de movilidad o cosas que los obliguen a salir al aire libre son buenas para promover el movimiento y desarrollo de la motricidad e inteligencia espacial. 
Motricidad fina
Son cada vez más los niños con dificultades en la motricidad fina y todos expresan que no les gusta escribir. Dale un regalo con el que pueda dibujar de forma divertida o busca juegos que requieran de atención y trabajar con sus manos con más precisión. 
Creatividad
Las pinturas, los lápices de colores y la macilla no pasan de moda. Hoy en día todo es casi lavable y ellos puede permitirse jugar con su imaginación. Inclusive les puede ayudar para relajarse cuando están muy abrumados. 
Sensorial
Juegos para la playa o hacer texturas (como el famoso ‘slime’), así como objetos que permitan sentir diferentes texturas y temperaturas puede ser justo lo necesario si a tu hijo le cuesta tolerar ciertas cosas sensoriales. Eso sí, debe ser muy divertido y tú tener paciencia si de verdad les cuesta. 
Socialización
Si tu peque es de los que juega solo o tiende a ser más tímido, los juegos de más de dos personas son perfectos para invitarlo a participar. Los de mesa son una buena opción, solo asegúrate de ser tú quien primero modele la participación de él para que aprenda a jugar con otra persona. Las salidas al parque son también buenas experiencias sociales sin el encuadre académico de la escuela o las clases extracurriculares. 
Pensamiento
Hoy en día debemos enfatizar más en que los niños desarrollen atención, pensamiento analítico y lógico sobre cómo resolver ciertos problemas para aumentar la tolerancia a la frustración. Los rompecabezas no pasan de moda y son ideales. Todo lo que conlleve construir también ayuda. 
Tecnología
No toda la tecnología es mala. Lo inapropiado es el uso excesivo y no respetar las edades de desarrollo de los menores.  La Asociación de Pediatría Americana ya está incluyendo la tecnología como posible elemento adictivo en jóvenes teniendo efectos importantes en su desarrollo. Los adultos deben limitar el horario de uso y tipo de juego. 
 
Algunos programas fomentan desarrollo educativo y acompañan a los niños al mundo tecnológico en el cual estamos todos sumergidos. Eso sí, cuidado con regalar un celular antes de tiempo, los padres deben tener  acceso a todo lo que usan sus hijos y revisar el contenido constantemente.
 
El mejor regalo: Tiempo contigo. Lo que más necesitan nuestros niños es tiempo con nosotros. Los modelos familiares actuales incluyen a ambos padres trabajando, lo cual resta tiempo para compartir. Somos el mejor modelo de aprendizaje para ellos, quienes podemos desarrollar, potenciar, guiar o frustrar y descalificar talentos. Nos toca a nosotros despertar su curiosidad y creatividad y cuidarlos de excesos y precocidades. 
 
Así que si sigues indecisa en esta Navidad, regálales una tarde en el parque, una mañana cocinando juntos, ensúciate las manos con ellos, acompáñalos en su imaginación. Puede ser que aunque tus hijos no lo sepan, ese tiempo es justo el regalo que necesitaban y anhelaban. En estas fiestas, te invitamos a regalar con conciencia, con amor y con tiempo
  • Compartir: