Este niño de tan solo siete años, lucha por mejorar su salud, pese al gran dolor que siente de haber estado junto al cuerpo de su madre.
Foto ilustrativa del ingreso al nosocomio.
Foto ilustrativa del ingreso al nosocomio.
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @diaadiapa |
Sábado 16 de febrero de 2019 06:00 PM

Asbel Atencio, de 7 años de edad, es el único sobreviviente de la tragedia ocurrida la tarde del pasado miércoles en el sector conocido como Fila de Cal,  en la vía que conduce de Renacimiento a Paso Canoas en la provincia de Chiriquí.

En el accidente perdieron la vida cuatro miembros de su familia. Actualmente se recupera en el hospital materno Infantil José Domingo de Obaldía en David, donde fue traslado, luego de ubicarse el vehículo con el resto de los ocupantes sin vida.

Asbel,  según una fuente cercana a este nosocomio, no mantiene ningún tipo de lesión de consideración y  permanece en la sala de cuidados críticos donde se recupera satisfactoriamente, esta consiente y orientado, con un cuadro de deshidratación producto de aproximadamente las 40 horas que permaneció en medio de la vegetación expuesto al clima.

El pequeño, quien ha sido considerado como un milagro de Dios, por sus familiares y la población panameña,  ingresó al hospital Obaldía procedente de la Policlínica Pablo Espinoza, en el distrito de Bugaba, donde fue traslado por la ambulancia del Servicio Nacional de Fronteras.  Al momento de su ingreso  tenía un cuello ortopédico como medida de inmovilizacion ante algún tipo de secuelas producto de este trágico accidente.

El niño en todo momento estuvo acompañado de su padre y fue la primera persona a quién reconoció al igual que a otros familiares que una vez se percatan de lo sucedió llegaron hasta el hospital para saber su condición de salud.


El pequeño Asbel,  según da a conocer un familiar,  narró que momentos en el que escuchó la voz de quienes habían llegado a rescatarlo, en este caso las unidades del Senafront, le parecía escuchar la voz de un ángel quién lo anima a  contestar pese a que se sentía muy débil.

Este niño de tan solo siete años, lucha por mejorar su salud,  pese al gran dolor que siente de haber estado junto a los cuerpos de su madre y hermano mayor de 10 años y el resto de sus familiares en ese trágico accidente.

El próximo lunes se tiene previsto se entreguen los cuerpos de las víctimas de este accidente que permanecen en  la morgue judicial en David.

No dejes de leer